El Fraile sin Cabeza

Una leyenda de Arequipa del siglo XIX, nos cuenta del diabólica andar del “Fraile sin Cabeza” Un alma en pena, a veces gravitante, que se sabía por toda la ciudad, recorría de lado a lado el callejón de la catedral siempre al amparo de las doce campanadas que dejaba oír el reloj de la torre.

El espectro decían quienes habían tenido el valor o la mala fortuna de encontrarse, ataviado con un viejo habito franciscano y en cuyo interior del alargado  capuchón que debía cubrirle la cabeza, solo que podía ver una profunda oquedad, una sombra provocada por el vacío. La leyenda o una por lo menos de las dos versiones, contaba que el espectral personaje había sido decapitado por el hijo de un noble español. Quien en medio de un desacuerdo, había reñido con el fraile, y en medio del calor de la desigual contienda, la cabeza de este último había sido cortada de tajo; a causa del fuerte golpe que le propinó el hijo del noble con la espada. EL lamentable acontecimiento había ocurrido en el callejón de la catedral, del lado que antiguamente daba a “La casa Forga”. Se cuenta además que el fraile había sido enterrado sin su respectiva cabeza, pues al momento de la decapitación, un perro había mordido y llevado quien sabe a esconder en algún recoveco de los alrededores. Era por esto, refieren los abuelos, que el Fraile andaba vagando en busca eterna de su cabeza. Si bien en la modernidad al parecer, aplacó su constante deambular; o quizá encontró lo que tanto andaba buscando.

4 comentarios en “El Fraile sin Cabeza”

Responder a daneiva milenka Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *