Levantamientos y Revoluciones

jun 2, 2008 by

En el transcurso de su historia, Arequipa ha participado en múltiples levantamientos que le valieron el adjetivo de “El León del Sur”.

No fueron los intereses personales, ni los políticos que los incentivaban, sino su pasión por el derecho y la Justicia, por su fe religiosa y por su honor. Eran pues causas nobles las que permitieron el estallido de las revoluciones, y por la que sus hijos regaron con su sangre los campos de batalla, buscando hacer del Perú una nación grande y próspera.

REVOLUCIÓN DE 1834

Por primera vez. Arequipa se levanta en armas para protestar contra el atropello contra la Convención Nacional. El pueblo defiende al Presidente Orbegoso, depuesto por un cuartelazo del General Bermúdez. Tras muchas vicisitudes, la revolución terminó entronizando nuevamente a Orbegoso en la silla Presidencial.

REVOLUCIONES DE 1841 Y 1843

A favor de Vivanco, a quien Arequipa había elegido como caudillo de sus simpatías, y en contra de Gamarra. Vivanco logró ser elegido en Lima como Supremo Director, Pero poco tiempo después Castilla se sublevó y lo derroto batalla de Carmen Alto.

REVOLUCIÓN DE 1854

Esta vez. Arequipa se levanto en contra de Echenique, proclamando a Castilla. El gobierno entonces, comisionó al General Moran para que marchara sobre la Ciudad Blanca. Al saberse esta noticia, la ciudad se preparó para la defensa, levantando barricadas y fabricando municiones. Dura fue la refriega, pero al fin logró triunfar el pueblo.

REVOLUCIÓN DE 1856

Es la más célebre, la más larga y sangrienta de las revoluciones. María Nieves y Bustamante, en la novela “Jorge, el hijo del pueblo”, narran sus gloriosos episodios. En esta ocasión nuevamente el pueblo encaprichado por defender a Vivanco, indigno de tal predilección, lucha contra las fuerzas de Castilla, durante ocho meses de cruel asedio. Cada trinchera, cada barricada, es motivo de larga batalla. La sangre corre como acequias y las casas se convierten en escombros. Al final Castilla resulta vencedora.

REVOLUCIÓN DE 1865

Arequipa no acepta el inicuo tratado Vivanco-Pareja con el gobierno Español. Estalla una revolución el 28 de Febrero, que termina con el glorioso combate del 2 de Mayo de 1866, por el cual se restituye el honor y los derechos del Perú.

REVOLUCIÓN DE 1867

El pueblo protesta por el cambio de constitución, proclama a Diez Canseco. Prado viene personalmente y castiga la ciudad con terrible bombardeo. Pero ante la defensa heroica del pueblo, regresa a Lima y entrega el poder a Diez Canseco.

REVOLUCIÓN DE 1883

Ya en las postrimerías de la Guerra del Pacifico. Chile quiso pactar para que se le entregue Arequipa pacíficamente. Mas el pueblo quería la guerra, y encargó al contralmirante Montero la defensa de la plaza. Pero Montero prefirió huir, con sus ministros y oficiales. Cuando el pueblo se percató de la maniobra se lanzó a cerrarles el paso, pero demasiado tarde. El escaso ejército, hambriento y desarmado, se desbandó, y los chilenos entraron en la ciudad, ante el despecho y la desesperación de los Arequipeños.

REVOLUCIÓN DE 1884

En contra del General Iglesias, por haber firmado la paz con cesión de territorio.

REVOLUCIÓN DE 1930 Y 1931

Arequipa se levantó apoyando a Sánchez Cerro para derrocar a Leguía. Pero a) ver que no se cumplió el “Manifiesto”, que fue la bandera de la revolución, se produjo otro levantamiento en contra de aquel.

REVOLUCIÓN DE 1950

Cuando parecía que ya los tiempos heroicos habían pasado, volvió a retumbar en la ciudad el estruendo de las armas, surgió multitud de héroes anónimos, y la sangre arequipeña nuevamente corrió por las calles. El motivo: defensa de los derechos del pueblo contra la dictadura de la época.

En nuestros días, el espíritu luchador y rebelde del pueblo arequipeño tiende a manifestarse por medios menos violentos, pero no menos efectivos. Basta recordar el paro general de 1955, que echó a abajo todo un gabinete dictatorial, y el que ocurrió en Abril de 1972 que ha sabido lograr justas reivindicaciones.

LA REBELIÓN DEL 14 DE JUNIO 2002

El esquema de privatización programado por el gobierno de Alejandro Toledo, en el sector electricidad cumplió el viernes 14 uno de sus primeras compromisos: entregar en subasta internacional las empresas de generación eléctrica Egasa y Egesur a la empresa de origen belga TRACTEBEL, que pagó la suma de US$ 167 millones 432 mil.

La ceremonia de apertura de sobres contó con la presencia del ministro del sector Jaime Quijandría Salmón, y el director ejecutivo de Pro-inversión, Ricardo Vega Liona, quien afirmó luego de conocerse al ganador, que el proceso no dará marcha atrás pese a las protestas y posiciones contrarias.

El pueblo de Arequipa y su Alcalde Juan Manuel Guillen Benavides, pidió la renuncia del Ministro del interior y del ministro de justicia que se suspenda el estado de emergencia ¡declarado por el gobierno.

Para solucionar el problema Gobierno de TOLEDO formo una comisión de alto nivel; y llegar aun acuerdo que se llamara “DECLARACIÓN DE AREQUIPA ” el pueblo de Arequipa se volcó a la Plaza poco después de difundirse los puntos de la Declaración de Arequipa. Festejaron allí lo que consideraron una victoria sobre la imposición y el autoritarismo. La Plaza se llenó por completo y en ella se vivía un ambiente de algarabía. Ensordecedoras arengas que repitieron una y otra vez durante las manifestaciones de días anteriores volvieron a resonaren la plaza donde se produjeron los enfrentamientos, más duros contra efectivos del orden.

Y a los 48 hs. De suscrita esta declaración y estableció el orden público, el gobierno dejara sin efecto el estado de emergencia sin vigencia.

 

DECLARACIÓN DE AREQUIPA

Los que suscriben el presente documento reunidos en la ciudad de Arequipa, los días dieciocho y diecinueve del mes de junio del año 2002, han llegado a los siguientes acuerdos y expresión de posiciones:

PRIMERO: Los representantes del Gobierno expresarán su desagravio por los términos frases vertidas por funcionarios del gobierno y los titulares de Justicia e Interior a través de los medios de comunicación, que el pueblo arequipeño o su dirigencia hayan considerado ofensivas. Los representantes del gobierno y del pueblo de Arequipa deploran y condenan conjuntamente el daño ocasionado a personas y a la propiedad pública y privada en la ciudad de Arequipa

SEGUNDO: En lo que respecta al proceso de privatización de EGASA Y EGESUR, teniendo en cuenta que se encuentra en trámite ante el Poder Judicial una acción de amparo, las partes convinieron en establecer que se respete la resolución resultante de dicha acción de garantía así como respetar a plenitud la autonomía del Poder Judicial y demás organismos jurisdiccionales, acatando sus resoluciones sin interferencia alguna.

La Representación del Gobierno, con la aceptación – como medida inmediata – de los representantes de la Asamblea de Alcaldes y del Frente Amplío Cívico de Arequipa, expresa formalmente su decisión de suspender todos los actos del proceso de privatización de EGASA Y EGESUR, con el fallo definitivo del Poder Judicial y demás organismos jurisdiccionales. Los representantes del gobierno reconocieron que el sentimiento y opinión de. la comunidad arequipeña es visiblemente adverso a dicho proceso de privatización.

TERCERO: Ambas partes coincidieron en la urgencia de un inmediato restablecimiento del orden público que permita recuperar el normal funcionamiento de las actividades. A las 48 horas de suscrita esta declaración y restablecido el orden público, el Gobierno dejará sin efecto el Estado de Emergencia en vigencia.

CUARTO: Ambas partes hacen una invocación al país para que cesen de inmediato todos los actos de violencia que obstruyen el camino hacia la paz social, la estabilidad democrática del país y el anhelado desarrollo nacional

DECLARACIÓN UNILATERAL

QUINTO.- Los representantes de la asamblea de alcaldes del frente amplio Cívico de Arequipa, dejaron sentada su propia posición en el sentido que debe anularse lo actuado en el proceso de privatización de las empresas EGASA Y EGESUR y someter el futuro de las mismas a consulta popular previa del mismo modo, debería precederse para el caso de las empresas eléctricas del Sur de País.

Firmado en tres ejemplares en la Ciudad de Arequipa, en el local del Colegio San José, a las 15:00 horas del día miércoles 19 de junio del 2002.

Related Posts

Share This

2 Comments

  1. Agustín Gamarra

    Desde mi humilde opinión la única revolución que valió la pena es la de 1930. La del 2002 no es para nada una revolución es un conflicto social que se hizo propaganda política por Guillén.

  2. juliette vallentinne

    Estoy enamorada de Arequipa, desde mi niñez. Leí entre otras obras la de Maria Nieves y Bustamante, Jorge El hijo del Pueblo (varias veces) y me regocijé con cada momento de la historia, con la fuerza y el coraje del pueblo arequipeño.
    Ahora me gustaría que se diera más difusión a tales obras, tal vez una miniserie o una telenovela o por qué no una película.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>