Saltar al contenido

Los Subterraneos de la Catedral

Cuentan los antiguos que hace mucho tiempo se rumoreaba que existían subterráneos en la catedral, esto se fue tomando en serio por algunos investigadores y por lo tanto decidieron al mítico subterráneo.

La entrada se encontraba debajo del demonio que hay en la catedral, ellos pensaron que dicho demonio podría advertir lo que se oculta en el subterráneo.

Armándose de valor emprendieron la partida, primero encontraron un profundo agujero, procediendo descubrieron un laberinto de túneles donde habían habitaciones, en una de ellas se podía ver muchos huesos de humanos, rodeados de insectos y ratas. Entraron a otra habitación que era como una especie de tumba donde al parecer éran enterrados los clérigos y sacerdotes hace siglos, en ella había cantidad de criptas, al poner al descubierto una de ellas, encontraron huesos intactos de un católico, rodeado de joyas religiosas, también encontraron la cripta del fundador de Arequipa Garcí Manuel de Carbajal, se encontraba vestido con un traje metálico, guantes, espada, yelmo y penacho, dentro de estos sus huesos blancos, así también la lápida de su hijo Diego de Carbajal.

Ingresaron a otra habitación donde quedaron inmóviles al encontrar detrás de la puerta una criatura amenazante, era una inerte estatua de piedra, una gárgola que cuidaba el recinto que daba la impresión de ser real.

Al regresar a la otra habitación se escucharon murmullos, voces, cantos guturales golpes, que aumentaban su intensidad, cruzando esta, de pronto se detuvieron esos sonidos, como si se hubieran percatado de su presencia, hasta que se deslizó la deteriorada pared y observaron un lugar profundo y desproporcionado donde habían muchos personajes con trajes oscuros que le cubrían todo el cuerpo  y gran parte del rostro, todos ellos llevaban encendido un cirio y formaban un circulo, en el centro había un altar de piedra negra labrada, cuya imagen labrada representaba al demonio, aquellos seres adoraban al demonio con un desconocido e indefinido lenguaje.

Se dice que esos investigadores quedaron tan consternados que solo lograron salir dos de ellos, uno de ellos perdió la razón y el otro quedó mudo del susto, ellos lograron salir por la iglesia de Santo Domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *