Pintura y Música

No hay tierra tan pródiga en artistas plásticos como Arequipa. Algunos dirían que ello es natural teniendo en cuenta que una luz como la de las mañanas y tardes arequipeñas se encuentra en muy pocos lugares del Perú y que por eso los mejores acuarelistas de nuestro país — Teodoro Núñez Ureta (1914 – 1988) y Luis Palao (1943), entre los más destacados— han sido arequipeños. Esa luz y el paisaje colorido de la campiña explicarían esa propensión a la plástica.

También han sido arequipeños grandes dibujantes, como Julio Málaga Grenet (1886 – 1963), nuestro mejor caricaturista, que hizo carrera en el Perú, Argentina, Estados Unidos y Francia, o Alberto Vargas (1896 – 1982), creador de las famosas «chicas Vargas», que desde la revista Esquire sentaron época en Norteamérica. Entre los pintores basta mencionar a Carlos Baca Flor (1867 – 1941), afanado retratista que triunfó en París y Nueva York; Jorge Vinatea Reinoso (1900 – 1931), cuya corta existencia no le impidió realizar la obra más valiosa de su generación, con cuadros tan bellos y significativos como Balseros del Titicaca; Manuel Domingo Pantigoso (1901 – 1991), que combinó el nativismo con las técnicas de vanguardia; Víctor Mendívil (1910 – 1975), realista alegórico, o Mario Agostinelli (1915 – 2000), de destacadísima trayectoria, pero poco conocida en el Perú porque se realizó casi íntegramente en el Brasil.

En lo que respecta a la música, debemos citar a Manuel Aguirre (1863 – 1951), quien asimiló las enseñanzas de Chopin y Schumann, para otorgarles cierta melancolía y sencillez. Igualmente, a Luis Duncker Lavalle (1874 – 1922), un maestro que domina el piano y practica tanto el folclor —sus valses Quenas y Cholita, son sus piezas más conocidas— como la música académica. También, más joven y con una visión y sensibilidad más modernista, Carlos Sánchez Málaga (1904), quien estudió en Chile y ensañó solfeo y canto coral en el Conservatorio de la Universidad de la Paz. 0 Benigno Bailón Farfán (1892 – 1958), autor de numerosos yaravíes, marineras y del popular vals Melgar,  casi un himno de Arequipa.

Un comentario en “Pintura y Música”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *