Los Personajes y la Cultura

Los Personajes y la Cultura

La cultura en Arequipa tiene ancestros milenarios.

Allí está para atestiguarlo el yacimiento arqueológico pre-incaico de petroglifos de Toro Muerto, en el valle de Majes, que no sólo es el más importante del país sino uno de los más grandes de su género que hay en el mundo.

Además de piezas de cerámica y otros restos que prueban la existencia de culturas anteriores a los Incas en Arequipa, se han descubierto las ruinas de Tampuyo, también pre-incas, cerca de Chuquibamba, a 4,100 metros de altura sobre el nivel del mar.

Anota Leguía y Martínez que antes de la llegada de los Incas existían en la región numerosas tribus, cuyos nombres ha tomado la geografía.

El mismo autor señala que entre las antigüedades dispersas, que revelan la existencia de antiguos centros poblados. Tambo Corralones hay huellas que hacen suponer la presencia allí de un «pueblo de no atrasada civilización» que debió distinguirse por sus hombres de atlética corpulencias y que han dejado jeroglíficos similares a los que existen en el valle de Locumba.

Cree Leguía que estos pueblos debieron ser poco densos debido al temor a las catástrofes telúricas características de esa zona volcánica, que llevó a muchos lugares a la despoblación.

Juicio similar expresa el Deán Valdivia, quien dice que Cápac Yupanqui halló pobladores solamente en la zona de la Costa, atribuyendo la despoblación de las alturas al miedo que tenían los hombres por los volcanes.

Una vez fundada la flamante ciudad; comenzó a desarrollarse con el espíritu religioso católico, que es una de las características más destacadas de Arequipa y que se deja sentir a través de la obra de su obispado, fundado en 1577, de sus conventos de religiosos.

El primer colegio que tiene la ciudad es el de la Compañía de Jesús, fundado el 17 de agosto de 1578.

El 17 de agosto de 1791 se abrió el Seminario Conciliar de San Jerónimo, años por los que ya se había concebido las idea de fundar una universidad, V.A. Belaúnde ha sostenido que la Universidad de San Agustín fue sucesora de este Seminario. Pero recién al iniciarse la vida independiente del Perú se realiza la creación de la Universidad del Gran Padre San Agustín y del Colegio de la independencia Americana, en los que ha formado generaciones de peruanos ilustres. Contrariamente al espíritu monárquico y eclesiástico de la Academia Lauretana. La Universidad de San Agustín y el Colegio de la Independencia nacen en un ambiente de renovación y avanzada, que mantiene hasta la actualidad. La Universidad San Agustín es en la actualidad un moderno baluarte de la cultura y de la extensión cultural, siendo un ejemplo para el país.

Fue en los antiguos claustros del Convento de San Agustín donde se inaugura solemnemente el 11 de noviembre de 1828 la Universidad, cumpliéndose el Decreto expedido por el Libertador Simón Bolívar, que cuando visitaba Arequipa, decidió darle este centro de estudios,

Fue en 1940, durante la gestión del rector Carlos Gibson, cuando se inició el mejoramiento de su infraestructura.

La Universidad ha ejecutado varios proyectos de investigación y desarrollo de proyección a la comunidad.

Para ello se firmó un convenio de cooperación tecnológica y científica con el Instituto Nacional de Investigación y Capacitación de Telecomunicaciones (Inictel) para desarrollar programas de capacitación, investigación científica y técnica relacionada con las telecomunicaciones.

La UNSA elabora igualmente, por intervención de la Facultad de Ingeniería Química y Biotecnología, yogurt hecho con aminoácidos, proteínas y vitaminas procedentes de la leche.

Existe también un proyecto de panificación que produce varios tipos de panes de soya y trigo .además de las tradicionales «guaguas» y panetones, entre otros.

La producción de embutidos, no sólo de carne de cerdo sino de aves y camélidos sudamericanos, es otro ejemplo de la labor de desarrollo de la UNSA. Estos productos se venden al público.

Como una de las actividades más resaltantes, se inauguró el Centro Cultural Obispo Chávez de la Rosa, desde donde se promueven certámenes culturales.

A la sombra de estos hechos históricos se desarrolla la intelectualidad arequipeña, entre la que podemos citar a Mariano Melgar, el primer poeta peruano que arraiga en el corazón del pueblo y se perenniza en su recuerdo hasta convertirse en leyenda viva y permanente. Breve y tocada por el infortunio fue su vida de este joven poeta tañedor por excelencia del yaraví. Combatiendo por la independencia nacional fue fusilado por los realistas después del desastre de Humachiri en la destrozada revolución de Pumacahua, el 12 de marzo de 1815. Había nacido en agosto de 1790.

El Deán Valdivia, simboliza la pasión terca y libertaria de Arequipa.

Francisco Javier de Luna Pizarra, fue Presidente del Primer Congreso de la República; Mateo Paz Soldán, astrónomo, geógrafo, literato, políglota y matemático de nota, publicó un Tratado de Trigonometría que mereció elogios de la Academia de Ciencias de París; Francisco García Calderón, «Presidente Mártir», durante la invasión chilena de 1979, á los 26 años publicó su Diccionario de la Legislación Peruana; Víctor Andrés Belaúnde, maestro, político, diplomático y periodista, escritor y hombre de Derecho, llegó a ser Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas; Nicolás de Piérola, fue un extraordinario caudillo republicano, tomó a sangre y fuego a Lima con sus guerrilleros, y fue Presidente de la República de renovación y progreso.-Juan Landázuri Ricketus, fue el primer Cardenal del Perú; Mario Vargas Llosa, escritor de fama internacional, periodista y político.

Augusto Aguirre Morales, eximio novelista de fama internacional; Alberto Guillen y Alberto Hidalgo, poeta de formas nuevas; prosistas narradores costumbristas como Gastón Aguirre Morales, Antonio Cornejo Polar, Manuel Cuadros, Alfredo Arispe; Jorge Cornejo Polar, literato y ex director del Instituto Nacional de Cultura; Málaga Grenet, Benavides Garate, Raúl Valencia, Teodoro Núñez Ureta, famosos dibujantes internacionales; pintores como Vinatea Reynoso, Casimiro Cuadros, Mario Agostinelli, Víctor Mendivil, Fernando Zevallos, Augusto Aguirre de la Fuente, Carlos Trujillo, Manuel Morales Guzmán, José Marcelo Uría, Alejandro Núñez Ureta, Carola Arrisueño, etc.

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *