Obras Perdidas

Obras Perdidas

El encargado de bienes culturales del Arzobispado de Arequipa, Luis Sardón Cánepa, sostuvo que a consecuencia del siniestro, se perdieron retablos de madera, bandejas de plata, custodias, velos que adornaban la catedral, entre otros objetos valiosos. Empero, gracias a la colaboración de los fieles, donaciones, se recuperó la majestuosidad de la otra Basílica, bienes que actualmente se conserva en su interior. No se sabe con seguridad cuantas obras de arte y reliquias existen dentro del templo mayor. No se cuenta con un inventario actualizado de los bienes. Sin embargo, hay un antiguo registro, donde se anotó el ingreso de las piezas y sus características. Este manuscrito es el único que da cuenta del patrimonio del recinto y está guardado en el Archivo Arzobispal, que mantiene además libros impresos y manuscritos en latín que datan desde 1620.

 

EL BENEFACTOR

Según detalla El libro Inventario de la Santa Iglesia Catedral de Arequipa, uno de los grandes personajes que contribuyó con la recuperación y restauración de la Catedral (luego del incendio) fue el obispo José Sebastián de Goyeneche y Barrada y su familia. Trajo desde Italia el Baldequino hecho en mármol de carrera que actualmente se ubica en el altar mayor. Allí se guarda la custodia donde yace el cuerpo de Cristo (hostia consagrada). Dicha custodia también fue un regalo de la familia Goyeneche. Es una de las más grandes del Perú. Dentro de lo objetos recuperados de las llamas están las imágenes ubicadas dentro de las capillas de los muros laterales del interior del edificio religioso. Una de las imágenes que destaca es la patraña de la ciudad, la Virgen Asunta.

Cada una de las mantas, vestidos, coronas de las efigies fueron contribuciones de los devotos.

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *