Cayma

Cayma fue encomienda de Juan de San Juan, su población se aumentó en tiempo de los españoles con varios indios de la provincia de Chucuito, a quienes gobernaba el corregidor de ella hasta que el Virrey Marqués de Cañete en 2 de Agosto de 1560 lo sujeto a la Real justicia del territorio. Por la escasez del agua en este pueblo para cultivar las tierras circunvecinas, se ensanchó la acequia alta por los españoles en 1642 y mediante esta obra se han logrado los frutos de trigos y maíces, etc. Aquí está la planta de tratamiento de agua potable de la tomilla.

Tiene una plaza cuadrada, con casas de sillar a su frente y contornos, con arcos y pirámides, tiene su iglesia con su rótulo del año de 1582, con lo que s e demuestra que entonces debió finalizarse su construcción.

Cayma significa "aquí, hacia aquí".

Su creación política como distrito data del 10 de Noviembre de 1823, en el anexo de Carmen alto se libró una batalla entre las fuerzas del general Vivanco y las tropas revolucionarias del General Castilla quién derrotó al ejército leal el 22 de Junio de 1844 y tenemos al cura Juan Domingo Zamácola y Jauregui personaje benefactor, así como la estadía del libertador Simón Bolívar, en la actual iglesia de Cayma lugar donde está el famoso comedor.

Este distrito se halla a 4 Km. del centro de la ciudad. Su terreno es, por lo general, accidentado, y hay en él muchos andenes y laderas que le dan un aspecto pintoresco en el lugar. Abundan las huertas y los árboles frutales. El pueblo de Cayma es uno de los más antiguos y tradicionales de Arequipa. Después de la conquista fue encomienda de Juan de San Juan. Su gran plaza, a la que le dan entrada cinco solemnes arcos, a la usanza española, parece revelar el pensamiento de construir una ciudad más que una aldea. En la plaza pueden apreciarse casas coloniales, como la que fue residencia del cacique Alpaca. En un lado de la plaza se levanta la iglesia, uno de los monumentos arquitectónicos más bellos que nos legó la Colonia. Contigua a la iglesia se levanta la severa arquería de la casa cural, donde se alojó un tiempo el Libertador Simón Bolívar. Aún se conservan el comedor y los muebles que usó durante su permanencia. En esta casa estuvo sepultado durante más de un siglo el General Trinidad Moran, hasta que fue repatriado a Venezuela.

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *