Despedida

Despedida

Sin categoría
No Comments

Va llegó el instante fiero,
Silvia de mi despedida,
pues ya anuncia mi partida
con estrépito el cañón.

A darte el adiós postrero
llega ya tu tierno amante
lleno de llanto el semblante
y de angustia el corazón.

Llega tu objeto divino,
tiéndeme tus brazos bellos,
haber si logro que en ellos
dulce acogida me des.

No conseguirá el destino
el golpe que quiere darme
porque antes de separarme,
me verá muerto a tus pies.

Llamaré instante de gloria
a aquél en que vi tus gracias
y origen de mis desgracias
a aquél en que las perdí.

Mil veces esta memoria
hará que el dolor me acabe,
y tú entre tanto quien sabe
si te acordarás de mi.

Al salir el sol brillante
al poner sus luces bellas,
al nacer luna y estrellas
estaré pensando en ti.

No me apartaré un instante
de ésta Idea encantadora,
Y tú ente tanto, traidora

MARIANO MELGAR

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *