El Púlpito de la Catedral

El Púlpito de la Catedral

Sin categoría
No Comments

El Pulpito es una verdadera reliquia de las tantas que existe en Arequipa, remozado íntegramente y restaurado en sus partes deterioradas, como el denominado ‘Diablo’ que le sirve de columna; que hoy luce toda su belleza y esplendor.

La Sra. Javiera Lizárraga de Álvarez Comparet, en su testimonio legó la cantidad de 8,000 pesos, producto de la venta de una casa, para que se construyera un PULPITO para la Catedral; desgraciadamente el terremoto del 13 de agosto de 1868 arruinó parte de la casa; por lo que se vendió sólo en 6,027 pesos, que fueron entregados por Don Juan Manuel Chávez, como apoderado de la heredera Srta. Manuela Lizárraga y comprador de dicho inmueble, al Tesorero del Cabildo Eclesiástico, por intermedio del Sr. Staford; dinero que fue depositado en la casa comercial de los señores Fletcher Baydar y Compañía.

Como no habían talladores de alto nivel profesional en Arequipa, Cusco y Lima; se determinó que el Pulpito para la Catedral fuera fabricado en Europa, aprovechando el viaje del Sr. Juan Mariano de Goyeneche, hermano del Obispo, y uno de los vecinos que más colaboró en la construcción de la nueva Iglesia, Catedral.

El 7 de setiembre de 1875, el tesorero del Cabildo Eclesiástico, remitió a Mariano Goyeneche una letra por 6,000 pesos para la fabricación del Pulpito y demás gastos, como póliza, lanchaje, arbitrio municipal, impuesto de bultos, etc. Se solicitaron propuestas a varios talleres de España, Italia, Inglaterra, Bélgica y Francia, las mismas que fueron estudiadas y analizadas por el Obispo y Cabildo Eclesiástico, decidiéndose por el taller de Lilly, Francia por ser uno de los más interesantes y de mucho mérito».

El maestrescuela, D. Mariano Lorenzo Bedoya, el 25 de noviembre de 1879, informó al Cabildo Eclesiástico que el pulpito había llegado a Moliendo, En los primeros días del mes de diciembre llegó a Arequipa en 15 cajones y exonerado de impuestos por la Aduana. Del armado y colocación del Pulpito se encargaron los señores Eduardo Posignon y Mariano Dámaso Romana, que sólo requirieron la colaboración de un carpintero.

El 01 de enero de 1880 fue bendecido por el Obispo, acto al que asistieron todas las autoridades del Departamento de Arequipa. EL PULPITO DE LA CATEDRAL, es una obra acabada de arte. Son tan grandes sus dimensiones que no se halla apoyado en ninguna de las columnas que sostienen la bóveda del templo, sino colocado bajo uno de los arcos formado por dos columnas.

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *