Esos ojos dos Luceros

Esos ojos dos Luceros

Sin categoría
No Comments

Esos ojos dos luceros
que alegres amanecieron día claro
hoy negándome sus luces
en negra y horrenda noche
me han dejado.

Esa boca de coral,
del más perfecto pincel bello rasgo,
que antes prodigaba néctar,
que antes prodigaba néctar
hoy sólo me brinda acíbar muy amargo.

Esa garganta de nieve
que mostraba su color de alabastro,
que antes fue de mis anhelos
hoy es causa de pesares,
pena y llanto.

Esos brazos tan hermosos,
cadenas que a nuestras almas enlazaron;
hoy me sirven de dogal
con que privas mis deseos de abrazaros.

Si tus raras perfecciones
fueron llenas de belleza, ya cesaron;
aunque el silencio las pinte
Como goces que en un día se acabaron.

ANÓNIMO

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *