La Prenda Mía

La Prenda Mía

Sin categoría
No Comments

La prenda mía,
en quien tenía
puesto mi gusto,
hoy me persigue
con odio injusto.

Ya yo en sus ojos
solo hallo enojos;
cuando antes era
su vista sola
mi dicha entera.

Ya su voz suave
llenar no sabe
mi triste oído;
sus dulces ecos
ya se han perdido.

Murió el acento
en que el contento
tuve cifrado;
ya no me dice,
«Tú eres mi amado».

Si me escuchara
yo le clamara
«¡Siempre eres mía!’
Y quizá entonces
se apiadaría.

Pero enojada
mi prenda amada.
Ni oírme quiere:
Ya mi esperanza
del todo muere.

Prenda querida,
por quien la vida
me quita el llanto
¿Porqué me tratas
con rigor tanto?

Dure contento
mi último aliento
si esto has querido;
pero no pienses
que infiel he sido.

Deme la muerte
tu mano fuerte
con dardo impío
como al matarme
digas: «Es mío».

Y por divisa
de mi ceniza
pongas delante:
«Bajo esta losa
Yace mi amante».

MARIANO MELGAR

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *