Una visita por la Ciudad

Una visita por la Ciudad

Sin categoría
No Comments

Al estar ubicada en una zona sísmica no sorprende que casi todas las construcciones del siglo XVI (a base de adobe y paja) al igual que muchas obras de arte hayan desaparecido luego de los sucesivos terremotos. La piedra blanca volcánica (sillar) fue utilizada para la reconstrucción de los antiguos edificios, así como para levantar nuevas construcciones. Además, la ductibilidad del material propició que los artistas arequipeños realicen verdaderas joyas arquitectónicas.

Actualmente la ciudad mantiene el estilo colonial de sus inicios, lo que le otorga un encanto muy especial. Su disposición urbanística sigue el trazado cuadriculado original que introdujeron los ibéricos en América. Las calles principales parten desde la Plaza de Armas.

Precisamente, el punto de partida de todo visitante es la Plaza de Armas, armonioso conjunto de espléndida arquería donde destacan la imponente fachada de la Catedral y la barroca portada de la Iglesia de la Compañía. La Compañía no sólo es la iglesia más bella de Arequipa, sino una de las obras sobresalientes del barroco mestizo del continente. Al interior del templo de los jesuitas encontramos suntuosos altares de pan de oro, y, al costado izquierdo del altar mayor, la capilla de San Ignacio, delirio de colores y espiritualidad que permite imaginar cómo estuvo decorado el templo en sus días de gloria.

La Catedral, con su impresionante muestra del neoclasicismo del siglo XIX ocupa todo el frente norte de la Plaza. Su estructura original sufrió varias reconstrucciones luego de incendios y terremotos. A ello se debe que su interior no resalta como la fachada; aunque su pulpito traído desde Francia y el gigantesco órgano de tubos son excepcionales.

Otras iglesias a visitar son Santo Domingo; La Merced, con su gran biblioteca: San Lázaro: La Recoleta; San Francisco, que sobresale por su biblioteca y pinacoteca: y el templo de San Agustín, en cuyos claustros nació, en 1827, la primera universidad de Arequipa: San Agustín. Apoca distancia se encuentra la Plaza San Francisco, la más romántica plazuela de la ciudad, donde los arequipeños. a la sombra de imponentes Jacarandas realizan sus juramentos de amor.

Sin duda, una de las bellezas arquitectónicas que nadie puede dejar de visitar es el monasterio de Santa Catalina (1579), que guarda entre sus paredes miles de historias distintas, pero unidas por un común voto de amor. Son seis calles, un pasaje, una plaza y tres claustros construidos a lo largo de los siglos con un solo fin: formar a las monjas en el silencio, la oración y el trabajo.

Algunos de sus ambientes conservan pinturas del siglo XVIII, cuyos temas están relacionados con la vida religiosa. No obstante haber sufrido también los embates de los terremotos, especialmente el de 1600, no perdió su esplendor. Abierto al público, éste se regocija en su interior, no sólo con la paz espiritual que transmite sino además por su armonía.

De la arquitectura del período barroco destacan las casonas coloniales que, según los expertos, son los modelos más agradables, proporcionados y originales de toda América del Sur.

Las casonas de Arequipa reflejan la pujanza comercial de la región que a partir de la segunda mitad del siglo XVIII empieza a disputar la hegemonía Cuzqueña del sur andino. Aunque muchas ya no existen, todavía encontramos algunas en las calles principales.

La ciudad también alberga centros artesanales donde se comercializan productos, en su mayoría, hechos a mano, tanto utilitarios como souvenirs, zapatos, bolsos y mochilas de cuero, a veces combinados con tejidos. Mantas, alfombras, bolsos, chompas, ponchos de lana de alpaca y otros. Los tallados en madera y en piedra son quizás los más apreciados. Los artesanos mistianos han heredado la sapiencia y el talento de sus antepasados junto a este legado histórico. Arequipa se desenvuelve en medio de una modernidad digna de ciudad importante. Modernos edificios y residencias, un movimiento financiero considerable, así como una industria pujante la convierten en un modelo a imitar.

Hoy en día. Arequipa continúa como el principal centro textil de fibra de alpaca del mundo y el más importante centro comercial, Industrial y cultural del siglo XXI.

Paucarpata dista siete kilómetros del centro. Rodeado de bellos paisajes e impresionantes andenes prehispánicos. su principal atractivo es una capilla de estilo colonial donde se aprecian lienzos de la escuela cuzqueña.

Por una carretera asfaltada se llega a las aguas minero – medicinales de Yura (a 30 kilómetros de la ciudad). En sus piscinas, de uso múltiple e individual, los bañistas reciben terapias para diferentes dolencias.

Sabandía, con sus manantiales y andenes prehispánicos. y su molino: Characato. con su observador meteorológico, estación tele sísmica y pelea de toros: Socabaya, fuente de inspiración de poetas y pintores arequipeños. y lugar donde se encuentra la mansión del fundador Garcí Manuel de Carbajal:

Socosani, con su bello paisaje y fuentes de agua mineromedicinales y otros pintorescos poblados hacen de Arequipa un lugar de ensueño.

A los amantes de la tauromaquia les comentamos que en Arequipa son características las peleas de toros. Son verdaderamente originales- Se suelta un par de toros para propiciar la lid, en una pampa que hace las veces de plaza. Las bestias rivalizan por imponer su fuerza y resistencia, se trenzan por los cuernos frente a frente y porfían hasta hacer retroceder y huir a su rival. Esto se realiza en el campo ferial de Cerro Juli, la pampa de Zamácola y Cerro Colorado.

A 13 kilómetros de la ciudad, y luego de transcurrir por desiertos y montañas, se llega a las playas de Moliendo, uno de los lugares de veraneo preferidos por los arequipeños. Hacia el sur se encuentra el balneario de Mejía que alberga el santuario nacional Lagunas de Mejía donde una infinita variedad de aves que se reúnen diariamente en sus orillas.

Dada su singular geografía. Arequipa cuenta con muchos lugares donde los aficionados al turismo y a los deportes de aventura pueden practicar andinismo. Trekking, canotaje, ala delta, parapente, entreoíros.

No comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *